5.9.05

La tumba de los traidores

Tokugawa Ieyasu, (que instauró el Shogunato Tokugawa en 1603 tras vencer al resto de clanes), nombró como sucesor a uno de sus sobrinos ya que no tenía descendencia.



A la avanzada edad de 60 años y para sorpresa de todos, Ieyasu tuvo un hijo (Hideata). Una vez ocurrido ese milagro, lo primero que hizo fué ordenar que asesinaran a su sobrino y familia cercana. Posteriorente pasearon los cuerpos por la ciudad para luego lanzarlos dentro de un hoyo sobre el cual se contruyó una capilla que fué llamada "La tumba de los traidores".

Etiquetas:

3 comentario(s):

Este Gran Hombre sería del agrado del Coronel Kurtz..

Por Anonymous Hawaiian, a las 3:22 a. m.  

Sentido práctico, sin duda...

Por Blogger Illuminatus, a las 2:06 p. m.  

Digno del "Papuchi", tener hijo a los 60 años. wraro, wraro, wraro...

Por Anonymous Dagon, a las 10:42 p. m.  

Escribe un comentario

<< Página principal