20.6.05

El árbol que sobrevivió a la bomba

El 6 de agosto de 1945, Hiroshima recibió los efectos del famoso regalo que dejaron caer por allí los americanos, más de 100.000 personas murieron por una bomba que asoló por completo 10 Km cuadrados. Pues bien, hubo cierto árbol que sobrevivió tanto a la explosión como a la contaminación radioactiva a sólo un kilómetro del centro de la detonación, y al poco tiempo comenzó a retallar el tronco. Es un Ginkgo, y ahora es un hermoso ejemplar a las puertas del templo budista reconstruido que lo albergaba antes de la bomba.

Image hosted by Photobucket.com

El Ginkgo biloba es la última rama superviviente de una especie que existe desde hace al menos 270 millones de años y que ha sobrevivido a todo tipo de extinciones masivas. Se conocen ejemplares de más de 3000 años, y los biólogos han encontrado semillas fértiles de al menos 2000 años, a pesar de que, según parece, no se han encontrado árboles de este tipo que crezcan de forma silvestre, y su propagación por Japón se debe a su cultivo por parte de los monjes budistas.

Etiquetas:

3 comentario(s):

De hecho el Gingko biloba es única especie en su género y su familia. Es una especie de fosil viviente pero en árbol. Está emparentado con las Gimnospermas (abetos, pinos) que son los árboles más primitivos filogenéticamente hablando y de hecho me parece que es precisamente el grupo más antiguo que hoy sobrevive.

Por Blogger Illuminatus, a las 10:35 p. m.  

Gracias illuminatus. Yo, caso a parte, he leido por ahi que tiene variadas propiedades curativas. Se utiliza para contra celulitis, problemas de memoria, alzheimer, problemas circulatorios y unas cuantas cosas más (vamos, que si la bomba atómica no acaba con el, ya se encargarán los herboristas).

Por Blogger edo_twins, a las 9:59 p. m.  

Hola,

me parece interesantísimo este árbol. Hasta ahora lo que sabía es que esta especie, que según tengo entendido es africana, había sido llevada a Alemania por Goethe, la llevó a Weimar, y fué capaz de sobrevivir al clima alemán!! Claro, después de leer que sobrevivió a la bomba atómica, lo de pasar un invierno en Alemania creo que no es nada.

Por Anonymous Susana, a las 1:27 p. m.  

Escribe un comentario

<< Página principal